Su hábitat natural son zonas áridas y desérticas.

Hojas en forma de abanicos divididas hasta casi un tercio en segmentos largos.

Estas palmeras tienen un promedio de vida alrededor de 200 años.

Se utilizan solas, en hileras o en grupos, como ornamentales.

Estas plantas viven bien a pleno sol desde muy jóvenes, resisten cuando son adultas temperaturas de - 5° C, en plantas jóvenes la resistencia es menor.

Riego, apenas trasplantadas debe regarse dos o tres veces por semana con 20 litros cada vez. Tener presente que la cantidad y la frecuencia de agua depende del tipo de suelo. Si es arenoso mayor frecuencia, si es franco menos frecuencia y si es arcilloso menos todavía.

Se adapta a los distintos suelos pero prefiere los suelos fértiles y sueltos, bien drenados.

Estas palmeras son resistentes a la falta de agua y no soportan el exceso de humedad.

PODA: es aconsejable podarlas cada 6 meses, sacando las hojas que se han secado y las primeras series de hojas que siguen.

Los cortes tienen que ser bien hechos con tijerones o serruchos bien afilados o moto sierras. El operario debe usar guantes y gafas cuando realice la poda.