ornamental

PALMERAS WASHINTONIA

Del latin Washingtonia filifera , más conocida como  Washingtonia, Wachintona, Pritchardia, Palma de California, Palmera californiana de abanico, Wasintonia, Palmera de California, Palmera del desierto, Palmera de abanicos.

Pertenece a la familia de las Arecaceae (antes Palmaceae).Procede de California, Arizona y Norte de México. Su hábitat natural son zonas áridas y desérticas, en cañones y junto a los arroyos que no se secan indicando la presencia de agua en el subsuelo. Por esto es una de las palmeras más propicia para zonas litorales y zonas interiores de clima suave. Etimologícamente el nombre de la variedad "Washingtonia", hace referencia a uno de los presidentes de EEUU, George Washington.

La Washingtonia, palmera más cultivada en el mundo de la especie palmácea, posee un tronco grueso, unicaule, sin capitel, columnar de hasta 60/80 cm de diámetro, base de 1 m y altura de 8/12 m, pudiendo llegar hasta 20 m. Presenta fisuras verticales y anillos poco marcados.

Hojas en forma de abanico divididas hasta casi un tercio en segmentos largos, colgantes y con los bordes filamentosos, de hasta 2,5/3 m, limbo de 2 m de diámetro, pecíolo largo, de color verde con espinas recurvadas en forma de anzuelo a lo largo del margen. Las hojas, una vez secas, quedan dobladas y pegadas junto al tronco, segmentos de 5 a 7 cm.

Su inflorescencia es arqueada, colgante, ramificada, interfoliar y más largas que éstas. Sus flores son hermafroditas, de color crema, olorosas, florece, según el lugar, a finales de primavera y en verano.

En cuanto al fruto, caen en invierno y son de tipo drupa, pequeño (6 mm), ovoide, negruzco, con una semilla. 

Este tipo de palmera tiene una edad media del hábitat de 180 a 200 años, siendo 260 años el máximo registrado.

La Washigtonia es muy utilizada ampliamente en alineaciones y formando grupos. Además es utilizada como planta ornamental, sobretodo en España. Es importante saber que no se adapta del todo bien a interiores, salvo que aseguremos su iluminación.

image 

CULTIVO

Este tipo de planta vive bien a pleno sol incluso desde joven. En cuanto a bajas temperaturas, los ejemplares adultos llegan a resistir climas de hasta -10ºC (a esa temperatura sus hojas se queman pero la planta se recupera bien). En cambio los ejemplares jóvenes son más sensibles al frío.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que si se combinan temperaturas altas (calor) y humedad baja (sequedad), se puede producir el llamado "asurado", y con las hojas jóvenes recién abiertas, éstas pueden marchitarse. También las perjudica la combinación de temperaturas bajas (heladas) y de alta humedad en el ambiente, como el caso de las plantas crasas.

Es resistente a los suelos pobres y de diferentes tipos. Sin embargo, prefiere tierras fértiles y bien drenadas. Se adapta bien a las situaciones costeras, sin que la salinidad sea un problema, pero los aires marinos pueden quemar sus hojas.

Estas palmeras son resistentes a la sequía y no soportan el exceso de humedad. Responden con fuertes crecimientos al riego y al abono.

Tolera muy bien el trasplante, incluso sin cepellón de tierra en las raíces

Las enfermedades que puede sufrir son dos, la Graphiolaphoenicius, donde aparecen puntos oscuros en ambas caras de la superficie del limbo de la hoja y la Botryosphaeradothidea, considerado un patógeno no específico.

Cómo podarla

La frecuencia de poda variará según como queramos que se vean las palmeras. Nosotros recomendamos un mínimo de dos podas al año, para que no dé sensación de abandono y evitar posibles accidentes por caídas de hojas. No obstante, hay que recordar que las hojas secas al estar pegadas al tronco sirven de protección en épocas de frío.

Una importante realizar una correcta poda, ya que la palmera podrá disfrutar de una mejor aireación en el ojo de la misma y como tal, de una reducción de la probabilidad de aparición de enfermedades y/o plagas. 

La poda, en general, se realiza acuerdo a un sistema escalonado en el que se empieza por las hojas secas y a continuación, se corta una primera corona de hojas verdes. El corte empleado debe ser limpio para que no deje fibras.

Es conveniente que aquellas hojas que estén un poco caídas pero aún presenten un tono verde, se mantengan, porque si se cortan, la palmera no fabrica tantos nutrientes y, como consecuencia, su ritmo de crecimiento se ve perjudicado. Si alguna hoja muestra algún tipo de indicio de hongo, debe cortar la hoja enferma lo antes posible con el fin de que no se expanda por el resto de la palmera.

Para mejorar su aclimatación, es esencial podar cierta cantidad de palmas verdes tras el trasplante y así reducir la transpiración de la palmera.

Las herramientas básicas para la poda son el serrucho, la pértiga o la motosierra. Recomendamos utilizar material de protección como guantes y gafas de protección y si la palmera tiene un tamaño considerable consultar con un especialista por su propia seguridad.

Cómo abonarla

Si queremos que crezca rápido la palmera, deberemos de hacer hincapié en el riego y el abono. La frecuencia en que debemos abonar la palmera dependerá de los nutrientes del suelo y de su profundidad.

En el caso de suelos pobres, arenosos y/o climas lluviosos, las raíces no logran alcanzar los minerales y nutrientes, por lo que se ve afectado el crecimiento de la palmera. En este caso, es recomendable abonar un radio de 1,5 metros sobre la palmera, y deberá hacerse unas 3 ó 4 veces al año.

Suelos arcillosos y ricos en nutrientes: en este caso la tierra es fértil y su drenaje es adecuado, por lo que el abonado no será necesario aunque como se ha comentado, facilitará su desarrollo y la vivacidad de sus hojas.

Luego, atendiendo a la frecuencia necesaria de abonado en cada caso, nos plantearemos que tipo de abono vamos a utilizar: orgánico o mineral. Es decir, podemos elegir si abonar con un abono de lenta liberalización y descomposición una sola vez al año o bien, si abonamos en un periodo fraccionado de 3-4 veces al año.

Cómo regarla

Al principio la frecuencia de riego de las palmeras debe ser mayor para que se adapte al trasplante, el cual debe ser lo más rápido posible, para disminuir el estrés de la misma. Después de los primeros años el riego disminuye paulatinamente, hasta incluso ser suficiente el agua de lluvia. No obstante, recuerde que un riego constante hará que el desarrollo de la palmera se vea beneficiado notablemente.

Si el suelo es muy seco o está muy expuesta al sol hay regar con más frecuencia. Pero cuidado, la escasez de agua se puede suplir, pero un exceso de riego le afectará negativamente. 

 

Variedades

Topario

Bonsai